fbpx

¿Impresión 3D biodegradable?

Jonathan Aguilar González
Jonathan Aguilar González

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

Índice de contenidos

La impresión 3D ha despertado la curiosidad e ingenio de la Comunidad Maker alrededor del mundo, facilitando la creación de proyectos cada vez más innovadores y tecnología accesible para todos. Si has escuchado hablar sobre impresión 3D apuesto un Benchy a que alguna te has preguntado qué materiales se utilizan en su proceso. Lo cierto es que hay gran variedad de materiales sin embargo dedicaremos este blog a uno de los más populares en el mercado, sí, hablo del PLA.

¿Qué es el PLA?

El PLA también conocido como como ácido poliláctico es uno de los materiales más comunes utilizados para la impresión 3D hoy en día, tanto por principiantes como profesionales. Este es un material fácil de adquirir, se puede utilizar desde 180°C, cuenta con buenas cualidades de adherencia a la cama de impresión y existe gran variedad de marcas. Pero una de sus características más importantes es que se le conoce como un material eco-amigable. ¿Quieres descubrir por qué?

Para responder esta pregunta analicemos un poco cómo se produce...

El PLA se produce utilizando materia prima renovable como lo son gran variedad de plantas ricas en almidón como el maíz. La glucosa es extraída de las plantas y es convertida en dextrosa con la ayuda de enzimas. Esto luego es fermentado y convertido en Ácido Láctico por la ayuda de microorganismos los cuales por último ayudan a la creación de largas estructuras moleculares que asemejan a las creadas por los polímeros a base de petróleo.

En palabras menos científicas el PLA no debe confundirse con plástico, ya que su producción no es a base de combustibles fósiles.

Entonces si el PLA es hecho a base de plantas ¿Es biodegradable?

Para analizar esta pregunta debemos conocer la diferencia que existe entre los términos biodegradable y compostable. Se le considera biodegradable a un material cuando puede ser degradado por organismos biológicos naturales, en cambio por otro lado el compostaje es un proceso creado por el hombre que implica controlar factores como humedad, temperatura y composición del suelo.

El PLA se puede compostar pero solo bajo condiciones específicas, preferiblemente en una planta de compostaje industrial en donde las temperaturas se encuentren sobre los 55-70ºC.

En condiciones normales una pieza impresa en PLA puede durar hasta 80 años en descomponerse, aunque parezca mucho tiempo recordemos que los plásticos hechos a base de petróleo pueden durar desde 300 a 1000 años en descomponerse.

En este punto podemos decir que el PLA puede degradarse pero solo bajo condiciones específicas y no podemos simplemente desechar nuestros residuos de impresión con la esperanza de que la naturaleza haga sola su trabajo.

En conclusión

Técnicamente, el término “biodegradable” sí aplica al PLA. Sin embargo, no parece una etiqueta adecuada dado que el PLA tardará aproximadamente una vida humana en descomponerse por completo en condiciones naturales. Llamar al “PLA” compostable es más exacto, aunque como se mencionó se necesitan condiciones específicas para que esto suceda. En lo que respecta a la impresión 3D, el PLA sigue siendo el material más respetuoso con el medio ambiente disponible en el mercado actualmente.

El mundo de la impresión 3D es fascinante y conforme se busquen soluciones cada vez más ecológicas se podrá asegurar un futuro lleno de tecnología más sostenible y en armonía con el medio ambiente.

Responses

  1. Gracias profe Jonathan por la información, me parece muy interesante y necesario que se pueda imprimir con materiales más respetuosos con el medio ambiente. ¿Dirías que el PLA es un buen material para empezar para alguien que no ha usado nunca una impresora 3d?

Aprende con nuestros cursos

[uo_login_ui]